miércoles, 24 de mayo de 2017

Militando la unidad





No hubo definiciones acerca de candidaturas, menos la más esperada por todos los que concurrieron al Instituto Patria anoche, pero se llevaron la certeza de que será ella quien conduzca el camino hacia las legislativas de este año.  Un grupo de 20 intendentes bonaerenses, aquellos más cercanos a Cristina fueron convocados a charlar cara a cara con la ex presidenta en una reunión en donde la consigna fue trabajar para la unidad del peronismo en la PBA, que incluye tanto a aquellos intendentes que venían acompañandola pero que no fueron invitados a la reunión de ayer hasta el sector de Florencio Randazzo que viene insistiendo en dirimir las candidaturas en las PASO de agosto.

Cristina dejó en claro que no va a ser escollo para lograrlo: ofrece si es necesario "dar un paso al costado", en un mensaje a quienes justamente cuestionan su liderazgo y se proponen como "la renovación" que no quiere decir otra cosa que dar inicio a la etapa poskirchnerista en el peronismo bonaerense.

Desde la vereda de enfrente, más allá de que la concurrencia a las PASO es la consigna del espacio, no se descarta del todo un acuerdo como lo hiciera público Gabriel Katopodis hace un par de días, claro que no todos los dirigentes randazzistas hoy están dispuestos a cerrarlo.  De todos modos, en este mes que queda para el cierre de listas se irá desde el centro hacia la periferia, comenzando con encuentros como este ampliados a los que ayer no asistieron como decimos más arriba con Cristina en persona presidiéndolos.

No habrá por ahora entonces una definición acerca de su candidatura, estas cuestiones tienen que definirse antes de una movida en ese sentido.





lunes, 22 de mayo de 2017

Recalculando




Siguiendo con el tema de nuestro último post, vemos aca en Infocielo las declaraciones de esta mañana del intendente de San Martín, Gabriel Katopodis integrante de la mesa chica de Florencio Randazzo que le bajan el tono desafiante a otros dirigentes del espacio como Julián Dominguez y a Juan Manuel Abal Medina respecto de enfrentar al cristinismo en unas PASO en la PBA.

El intendente de General San Martín por el Frente para la Victoria, Gabriel Katopodis, aseguró hoy que “siempre es posible que podamos llegar a un acuerdo” con el kirchnerismo de cara a las próximas elecciones. “Tiene que ser fundamentalmente a partir de que el peronismo pueda volver a concretar y recuperar la sensibilidad de escuchar los problemas y transmitir respuestas”, precisó el dirigente que respalda la candidatura del ex ministro de Interior y Transporte Florencio Randazzo.

“Muchos dirigentes que estamos con miradas diferentes tenemos una coincidencia y es que en octubre tenemos que estar todos juntos”, dijo Katopodis en diálogo con radio Del Plata y agregó: “Todos los esfuerzos tienen que estar en lograr que este proceso se pueda ir ordenando y la unidad no tiene que ser a partir de una lista o del reparto de cargos”.

“También decimos que en primarias podemos debatir y discutir con candidatos que expresan ideas pero siempre está la posibilidad de acordar, por supuesto”, respondió el jefe comunal de General San Martín al ser consultado si las internas son un proceso ineludible.

Por otra parte, Katopodis se despegó del senador Juan Abal Medina y el ex diputado nacional Julián Domínguez que habían dicho que es mejor que Cristina Fernández “no se presente” en las elecciones, al remarcar que “todos tienen derecho a participar”.

“No coincido, soy claro en eso. Todos los que sienten vocación y decisión de participar y protagonizar tienen derecho a serlo”, concluyó.

Todas estas declaraciones viene después de que Cristina decidió tomar el toro por las astas en la PBA y hacerse cargo personalmente del armado político electoral en la provincia, luego del faltazo de los intendentes al acto del martes en el Caras y Caretas organizado por Máximo Kirchner y Fernando Espinoza y ser su interlocutora directa. Su participación puede incluso llegar a ser ella quien encabece la lista, algo que se viene rumoreando cada vez con más fuerza y fue el motivo de esta serie de declaraciones de estos dirigentes randazzistas. 

Aqui se ve la diferencia entre dos outsiders como Abal y Dominguez y alguien que tiene la responsabilidad de conducir un distrito importante  y que juega su gobernabilidad en las elecciones. 

Seguramente habrá debate en el espacio acerca de esto. 

Seguiremos con este tema. 









domingo, 21 de mayo de 2017

Los pronósticos de Julián


Vemos aca en La Gaceta las declaraciones del ex precandidato a la gobernación bonaerense Julián Dominguez acerca de lo que el cree mejor para el peronismo en las próximas elecciones:

El ex titular de la Cámara de Diputados de la Nación Julián Domínguez sostuvo hoy que cree que "es mejor" que la ex presidenta Cristina Kirchner no se presente para competir en las elecciones de octubre próximo porque el peronismo bonaerense "tiene que construir su propio camino".

Y agrega: 


"Creo que es mejor", dijo, consultado sobre que pasaría si Cristina Kirchner no fuera candidata. Y aseguró que, analizando sus últimos dichos, su opinión personal es que la ex mandataria no se presentará en octubre.

No explica por que "es mejor" y a que dichos se refiere, pero podemos decir que este muchacho quizás se lleve una sorpresa porque Cristina Fernandez está dispuesta a jugar y poner todo lo que haya que poner en las próximas elecciones. 

Tomamos estas declaraciones como ejemplo porque han habido además otras en este sentido de Juan Manuel Abal Medina, Fernando Navarro y demás dirigentes que impulsan la candidatura de Florencio Randazzo y aspiran a obtener los votos que hoy todas las encuestas le atribuyen a CFK, la única cantera de donde sacarlos. 

No podemos aun afirmarlo, pero yo no estaría tan seguro acerca de que Cristina se abstenga de participar como parece estarlo Julián









martes, 9 de mayo de 2017

Hasta siempre María Cristina



Hoy me entero que el 3 de mayo murió la compañera Marìa Cristina Saborido, docente,  luchadora por los DDHH, ex detenida desaparecida en Pozo de Banfield.  

No la conocí, pero quien solía mencionarla era mi amigo Andrés el Viejo, generalmente cuando comentabamos algún post de  Agustina Tula y Andrés nunca dejaba de recordar que "es hija de Marìa Cristina Saborido" con voz de admiración.

Entre  sus logros se destaca su lucha por que el CD de Almirante Brown señale como centro clandestino de detención a la comisaría de Adrogué que formó parte del siniestro circuito Camps de la Bonaerense, una pelea que finalmente ganó.

Y también fue muy difundido el texto de su respuesta a Bergoglio en el 2009 cuando el entonces obispo hizo un llamado a "la reconciliación" como solía y suele llamar la jerarquía católica a su lobby por la impunidad, que encontró su momento propicio ahora mismo con el cambio de época político.

Hasta siempre entonces y gracias María Cristina.




miércoles, 8 de marzo de 2017

Hoy el post lo hace Teodoro Boot: Las tribulaciones del señor Schmid



Entre la nada y la imposibilidad

Las tribulaciones del señor Schmid





Teodoro Boot

El Triunvirato de la CGT convocó a un acto que no sería acto, porque un acto requiere de un lugar central, y, por definición, un lugar central no puede estar a un costado. Y a una marcha que no podía ser marcha: cuando se marcha se lo hace desde un lugar hacia otro, y no a la bartola. Los diferentes puntos de concentración, el inusitado número de manifestantes no organizados, que parecían brotar de bajo tierra,  y el errático deambular de las columnas hacia un lugar imposible, elegido y erigido con esmero para reducir la importancia del acto/marcha/puesta en escena (táchese lo que no corresponda) e impedir el paso hacia la Plaza de Mayo, espacio de protesta por excelencia inscrito en el ADN de los argentinos, no podía terminar bien.

Las dificultades propiciadas por los propios organizadores y el insólito adelantamiento de los horarios prefijados, la precipitación de los discursos –como pa´zafar, diríase en el barrio–, lejos de mitigar acentuaron el descontento de una multitud pocas veces vista. El triunvirato, que pretendía un acto acotado, numeroso, ma non troppo, como para, a falta de mejores iniciativas, cumplir con un rito y meter un poquito de bulla, se encontró con una amarga realidad: debía satisfacer con las manos vacías la exigencia de una multitud cada vez más furiosa con el gobierno, frustrada por la imposibilidad de defenderse, inerme y decepcionada por la parálisis de sus dirigentes. Porque todo lo que el triunvirato tenía para ofrecer y finalmente ofreció fue lo que ya el congreso de agosto de 2016 había resuelto: un paro general cuya fecha de realización sería resuelta por el secretariado cegetista. Convocar un acto para decir lo mismo seis después es de un grado de estupidez difícil de concebir.

Veterano dirigente del sindicalismo combativo, Juan Carlos Schmid lo sabe: el triunvirato de la CGT se acaba de suicidar. Víctima de sus contradicciones, sí, pero también de sus vacilaciones, confusión, falta de sensibilidad y equivocada lectura de la realidad.

Que el triunvirato tiene contradicciones no está en discusión: de no tenerlas, no sería un triunvirato. Y tampoco está en discusión que la suma de esos tres sectores ya no aspira a expresar a todo el movimiento obrero sino que a estas alturas no representa ni siquiera a una porción significativa de los gremios nucleados en la CGT.

El Triunvirato ha ido “evolucionando” de alianza circunstancial para conseguir una necesaria (aunque limitada) unidad sindical, a ser una patética suma de tres imposibilidades.

Cualquier sindicalista sabe que toda negociación empieza con un cross a la mandíbula o mejor, y si es posible, con una patada en los huevos. De otro modo, ¿por qué una patronal, un gobierno, un poder económico, aceptaría sentarse a negociar?

Sin embargo, avezados dirigentes –al menos uno, de gran trayectoria, como Juan Carlos Schmid– se ubican ante esa hipotética negociación con la cabeza gacha y la gorra en las manos.

No se trata aquí de que el triunvirato abreve en una de las dos tradicionales tendencias del movimiento obrero, la que evita confrontar y pretende, mediante el dialoguismo y la participación, obtener algunas ventajas y mejoras, ya para la clase, ya para los gremios, ya para los dirigentes. Es algo peor, excepto, tal vez, en el caso de Carlos Acuña, adscrito al siempre rumboso barrionuevismo que ya hace mucho ha convertido la actividad gremial un lucrativo emprendimiento comercial.

El problema de Héctor Dáer es la vacilación, fruto de un dilema que no acierta a resolver: su doble pertenencia. Por un lado, a un movimiento obrero que, para sobrevivir, necesita confrontar con un gobierno cuyo principal propósito es quebrar al sindicalismo y llevar la baja de salarios y la flexibilidad laboral a las peores épocas de la revolución industrial, cuando los activistas gremiales eran ejecutados por reclamar las 8 horas de trabajo. Por otro lado, su pertenencia al Frente Renovador, que de buenas a primera se ha encontrado con el peor de los escenarios: la desaparición de un espacio político intermedio entre el oficialismo y la oposición peronista, crecientemente expresada por Cristina Fernández debido a una de las cualidades que adornaban al General: una capacidad de convocatoria electoral superior a la de cualquier otro de sus eventuales competidores internos y aun superior a la de todos ellos juntos. Para mayor angustia del massismo y tal como le ocurría a Perón, el tiempo corre a favor de Cristina Fernández por eso de que “después de mí vendrán los que bueno me harán”. Ni aun con la ayuda de sus colaboradores inmediatos es probable que Cristina reduzca su piso electoral y, gracias a las barrabasadas del macrismo, es posible que se reduzca su imagen negativa.

Este es un escenario muy difícil para Sergio Massa, pero Héctor Dáer conserva una aceptable capacidad de maniobra. Al igual que gran parte de los integrantes del Frente Renovador y aun que los réprobos del Bloque Justicialista de Diputados, tiene en sus manos el regreso al redil si acaso fracasaran los esfuerzos de Massa por convertirse en alternativa. Siempre y cuando lo haga a tiempo.

El timming, condición de la política en cualquiera de sus manifestaciones, nace del instinto y la sensibilidad. Ese instinto y esa sensibilidad que, al menos en el transcurso de un acto, en el que para agravar las cosas, incurrió en un notorio lapsus, Daer mostró no tener.

Pero el dirigente de Sanidad aun conserva alguna carta en el mazo.

Distinto es el caso de Juan Carlos Schmid, que parece haber perdido el rumbo y se reveló incapaz de captar la situación al vuelo y darla vuelta mediante un golpe de audacia. ¿Alguien duda de que, de estar en su lugar, Hugo Moyano o Saúl Ubaldini hubieran improvisado una fecha de paro para anunciar a la multitud? Total, siempre hay tiempo de rever una medida inconsulta o de sacarle el mayor provecho.

El triunvirato, y en particular Juan Carlos Schmid, desaprovecharon una oportunidad que se les ofrecía en bandeja, la de plantarse frente al gobierno con el que aspiran a negociar y acordar, encaramados en una rugiente multitud.
¿Por qué? ¿Qué pasa al señor Schmid?

Es difícil creer que un dirigente de su capacidad e historia piense realmente que es posible algún acuerdo con un gobierno de la catadura del de Mauricio Macri. Hay que ser tonto, o lo suficientemente venal o estar moral y espiritualmente quebrado para creer en semejante posibilidad. Schmid, tanto como su mentor Hugo Moyano y los vástagos de este, saben perfectamente que tienen tantas chances de alterar por las buenas el rumbo de este gobierno como de llegar a la Luna en bicicleta, pero todos, en especial el señor Schmid, se encuentran atrapados en un dilema aun más irresoluble que el Héctor Daer: todo lo que Juan Carlos Schmid y los Moyano hacen y dejan de hacer está signado por el temor a beneficiar las posibilidades de Cristina Fernández.

Como se ha dicho más arriba, el señor Schmid ha coleccionado un auténtico memorial de agravios, y muy probablemente su odio a Cristina Fernández en particular y al autodenominado “kirchnerismo” en general, esté justificado. Pero cuando son el rencor, el resentimiento y el ánimo de venganza, y no el interés de los representados y nuestra propia concepción del mundo, los que guían nuestros actos, el resultado no sólo es la confusión, la pérdida del sentido de la realidad y la derrota sino también el encanallecimiento, de decadencia y la decrepitud moral.
Le guste o no, el señor Schmid y tantos dirigentes y activistas justa o injustamente resentidos, deberían entender que Cristina Fernández es un “dato” insoslayable de la realidad. Transitar política o gremialmente los años que se avecinan ignorando a Cristina Fernández o cuidándose más que nada de no favorecerla, es equivalente a pretender cruzar la cordillera de los Andes munido de una escafandra y patas de rana.

Tal vez una consulta a tiempo con un psicólogo sea lo más recomendable.



lunes, 6 de marzo de 2017

Randazzo sale al ruedo




Una de las mayores incógnitas de la política bonaerense, que es casi sinónimo de la política nacional, pareciera que se despeja en un momento crucial en esta nota de Julio Blanck a la que Clarín le dedicó el título principal del domingo. Cuando quiere jugar en política el GDA no suele ser muy sutil y este virtual lanzamiento en el diario del grupo ya ha sido cuestionado por kirchneristas que califican a la movida como una "operación" del grupo.  Pero si así lo fuera, como toda buena operación debe tener algo o bastante de hechos reales atrás.

"Desde Europa, antes de tomar el vuelo de regreso que el viernes lo depositó en Buenos Aires Florencio Randazzo confirmó que se decidió a jugar en la interna peronista de la Provincia. Lo hará enfrentando a Cristina o a quien Cristina elija como candidato a senador para la elección de octubre. La confirmación la tuvo el sindicalista Sergio Sasia, jefe de la Unión Ferroviaria, quien llamó a Randazzo el miércoles pasado para felicitarlo por su cumpleaños." 

Ya se venía insinuando esta movida en las pintadas que habían aparecido en La Plata, Avellaneda y Chivilcoy con su nombre acompañado de la palabra "senador" en lugar del clásico de poner el año, lo que vendría a reafirmar su eventual voluntad de competir por la categoría mayor con Cristina Fernandez que viene liderando todas las encuestas de intención de voto a pesar de no haberse definido aún la ex presidenta si va a dar ese paso. Esas encuestas lo muestran a Randazzo muy por debajo de Cristina, claro que hasta ahora el chivilcoyense no había dado muchas señales de vida política en todo este tiempo macrista. Veremos si ahora la aguja comienza a moverse.


Y Randazzo que dice? Hasta ahora los que vienen hablando son otros, tal vez para que su palabra llegue cuando las expectativas ya estén instaladas. Pero el mismo día de ayer en que se publica la nota de la que hablamos más arriba, Randazzo fue a la estación de trenes de City Bell cerca de donde vivedonde se realizaba el viaje de prueba del ramal del FCGR hasta esa localidad en el avance de la obra de electrificación que lo llevará hasta La Plata. Allí se lo vio sonriente y posando para quienes le pidieron una foto como cuenta aca el amigo Pablo Ibañez.


Terminará esto en una gran PASO en agosto entre Randazzo y Cristina?  Dependerá de varias variables, sobre todo de lo que Florencio pueda armar de aca a junio en donde se tienen que presentar las listas. En su incipiente armado aparece Julián Dominguez que viene juntándose con gente del interior de la PBA como hace unos días en Mar del Plata en un encuentro con dirigentes de la 5ta y 6ta sección electoral, el Movimiento Evita que por las declaraciones de sus principales dirigentes como el Chino Navarro que parecen dispuestos a jubilar a Cristina a pesar de ser la dirigente peronista que más mide en la provincia y los intendentes del grupo Esmeralda como Gabriel Katopodis, Juan Zabaleta y Martín Insaurralde que por el momento seguramente serán prudentes respecto de su adhesión a una eventual candidatura de Florencio, pero hasta no hace mucho decían que venían esperando una definición de Randazzo.  Por el frente territorial parce más probable que los que se definan más rápidamente en este sentido sean los dirigentes "sin tierra" y por el lado sindical Randazzo está ligado más a los gremios vinculados al transporte como los ferroviarios.

A pesar de todo esto, no puede descartarse del todo la posibilidad de un acuerdo entre Randazzo y Cristina para confluir en una lista de unidad "con todos", es decir con Cristina, Randazzo y Scioli en la misma boleta. Hasta se habla de que hubo una conversación entre Randazzo y Cristina en este sentido (o quizás la conversación habría sido con Máximo que es el que se anda ocupando de estos temas) en la que el ex ministro se habría mostrado contrario a compartir una lista con Daniel y allí parece que quedó todo por ahora.

Y no están del todo aun cerradas las heridas que quedaron de la última interna bonaerense entre Julián y Anibal. No son pocos los dirigentes que no quieren ni oir hablar de internas luego de esa experiencia, pero planteada la disputa no sabemos de que otra forma puede resolverse. Existe además un sustrato en donde esta propuesta randazzista puede crecer, aquellos dirigentes y espacios que aspiran a que las candidaturas se decidan sin que nadie empuñe la lapicera para definirlas, es decir, que no la empuñe Cristina.

Toda una incógnita es como se llevará adelante esta disputa si tiene lugar. Coincidimos con Nestornautas aca: la discusiön debe llevarse adelante con los argumentos de la política, sin perder de vista que una vez contados los votos el que estaba enfrente debe terminar al lado para dar la pelea al gobierno nacional.

Una interna que puede comerse todo el espacio político de la PBA quedando muy poco para espacios como el de Sergio Massa que hasta ahora viene mostrando como atractivo principal un acuerdo con Margarita Stolbizer y Libres del Sur, algo que no seduciría mucho al peronista bonaerense.

Se abre la interna peronista bonaerense, existe otra?





miércoles, 15 de febrero de 2017

Sorpresa en el foro



Se larga la campaña de las legislativas 2017 y Cambiemos juntó a su tropa de intendentes en Vicente López para comenzar a trazar la linea política que llevarán adelante en la campaña.



La reunión fue presidida por Mauricio Macri y por supuesto estaba María Eugenia Vidal y el intendente local y presidente del Foro de Intendentes de Cambiemos, Jorge Macri.  Aca en La Tecla pueden leer una crónica del encuentro y aca en LPO un resumen del análisis del escenario político por parte consultor ecuatoriano Jaime Durán Barba.

Pero lo más notable es el discurso de cierre del presidente Mauricio Macri a un auditorio que seguramente esperaba un mensaje completamente distinto.




"No nos pidan nada"




sábado, 10 de diciembre de 2016

Una noche con Máximo en la MAK





Atrás había quedado la incertidumbre de si el invitado iba finalmente a concurrir a la cena de fin de año de la MAK. Ya estabamos ahi y Rinconete me dice: "empecemos con la crónica de la rosca hasta que llegue. Viene con otros compañeros: Mayra, Cabandié y Wado", compañeros a los que les abriría el juego en una charla directa con los que habían ido a escucharlo.

Luego de la introducción de Rinconete, Máximo  habla con solvencia de todos los temas: la convergencia en Diputados por el tema de ganancias, la relación de Macri con los gobernadores, la posible confluencia de los que se oponen al macrismo y la situación política en general.  No es un desconocido para nadie, pero ahi mano a mano uno se sorprende de su capacidad de comunicar y de como lo hace.  Suena franco y su discurso está muy lejos de aquellos que solamente hablan "para adentro" sino que busca interpelar al que está circunstancialmente afuera, aún ante un auditorio adicto como ese.  Se lo ve estudioso, compenetrado con la tarea legislativa.

Les debo la transcripción de textuales, hubo muchos para rescatar pero se me han ido yendo. Me queda en la memoria este diálogo franco, abierto que no eludió responder ninguna pregunta sin hacer nombres propios cuando alguno se los mencionaba.

Nos fuimos todos contentos y no es poca cosa.









miércoles, 21 de septiembre de 2016

Cristina y los jóvenes universitarios en La Plata





Entro en el Club Atenas cerca de las cinco de la tarde y el aire hierve  con los cantos de los pibes que lograron ganar la conducción de la FULP con el Frente Patriótico Milagro Sala que integra pero no hegemoniza el peronismo   luego de tanto tiempo.  Me llevan los compañeros hasta un pedazo de la tribuna en donde se mezclan algunos dirigentes que han sido y algunos que son como Mario Secco  que estaba feliz con la ovación que recibió al ser nombrado por el locutor.  Todos unidos por una alegría que se respiraba en este acto multitudinario.

Hablan los pibes que además de disfrutar el festejo sienten que el triunfo les trae además una gran responsabilidad al frente de la Federación pero cuentan con el apoyo de una vieja militante de la histórica FAEP.  Uno la ve y parece revivir sus  días de militancia universitaria en La Plata. Está feliz y les agradece esta oportunidad de compartir este triunfo. Y el lugar está asociado para siempre con la historia del peronismo.  Cristina recuerda la proclamación en el 72 de la formula Cámpora Solano Lima en ese mismo palco y el acto en el que Néstor demoró 10 minutos parado en el atril antes de empezar porque quería escuchar los cantos de la gente para luego dar un discurso memorable que todos los que estuvimos ahi no olvidaremos jamás.

Pero no todo es memoria y recuerdo de otros encuentros. La palabra más nombrada fue futuro, encarnada en esta nueva generación que toma las banderas de siempre. Un acto fundamentalmente joven que celebra y reivindica la diversidad en la construcción política, que le da el marco a las palabras de una Cristina renovada que pide que esa diversidad sea el eje de una nueva construcción de mayorías.

Hacia allá vamos.