domingo, 26 de abril de 2009

Poniendo la mesa del 29

Todo parece indicar que la apuesta principal de los negocios en la Argentina se coloca en el balance de poder resultante de las elecciones del 28 de junio. Allí, esperan que el kirchenrismo se debilite ante la pérdida de bancas y quorum propio en las cámaras y comience a tallar un nuevo esquema que contrapese el poder tradicional de la PBA y del Conurbano sobre todo.

Es allí donde emerge una expresión "federal" que empleó como palanca los reclamos camperos para lograr "sentrase a la mesa" en condiciones más parejas, su complicidad resultó clave para que se diera el resultado en Senadores además del apoyo y complacencia ante la extorsión campera como pudo verse en los aprietes que tuvieron lugar en la provincia de Córdoba o el rally en moto por los piquetes realizado por el Lole en Santa Fé.

Pero a su vez, esta alianza se muestra lógicamente como la garantía de la gobernabilidad ante un eventual Poder Ejecutivo debilitado, la célebre "gobernabilidad peronista" estaría asegurada si la ciudadanía vota en el sentido de restar poder al gobierno. Una nueva "cohabitación" o "cogobierno" se ofrece como opción electoral.

Que es lo que queda entonces del "poder hegemonico" del kirchnerismo? A nuestro juicio, el principal error de la conducción peronista es haber creído en esa ilusión. Tal posición hegemónica no es inmune a los vaivenes de la política, de los humores sociales, de todo lo subjetivo que tiene una sociedad que gusta de enamorarse cada cierto tiempo y luego del enamoramiento no viene el amor sino el reclamo.

Sin embargo, ante la discusión de un nuevo esquema de poder con el kirchnerismo obligado a ceder posiciones nos parece que el triunfo de la negación de todo lo conseguido estos años es más que improbable. Que esta improbabilidad dependerá también de aquellos que acompañaron el proyecto de gobierno, ahora en una posición de eventual minoría, no resignen la pelea en un escenario adverso.

Que en la mesa del 29 también estaremos sentados.

6 comentarios:

osvaldo dijo...

estimado en la mesa del 29 estaremos sentados en la cabecera y veremos quien tomo la sopa o se va la cama sin cenar

Luis Quijote dijo...

En las elecciones, se huele un tufillo a intentar debilitar este proyecto.

La inseguridad es el caballito de batalla de los Multimiedos.

Creo haber logrado hacer un aporte en: Inseguridad - Venta de armas.Por ser democrático, me agradaría vuestra opinión.

De vierde man dijo...

Que la boca se te haga a un lado, Néstor, que eso no suceda. Como dijo Gerardo, el 28 se juegan dos modelos. Y dios no quiera (si existe) que un modelo que llevaba 200 años vuelva a imponerse.

rinconete dijo...

En lo que respecta a la famosa gobernabilidad (que La Nación llamaba gobernabilidad en la época de Menem, pero que ahora define como ¨hegemonía¨) es mejor que De Narváez-Solá le pasen el trapo a los cívicos-radicales.

Al fin y al cabo, el gobierno podrá negociar con mayor facilidad con los peronistas que vayan en la lista de De Narváez (tan volátiles como los peronistas que van en las listas oficiales) que con cualquiera de la lista CC. Sin duda el resultado sería un modelo bastante más edulcorado pero sin grandes dramas, que confluiría hacia 2011 con una fórmula peronista de derecha (¨de consenso¨ diría Morales Solá) con Reutemann como punta de lanza.

Pero para seguir adelante con el modelo es mejor que los CC y De Narváez tengan una cantidad de votos comparable, que no relegue a los cívicos radicales a la irrelevancia absoluta a la que parecen aspirar. Aunque las encuestas no parecen corroborar esa opción, ni aún con la ayuda del hijo bobo de Alfonsín. Ese empate de la oposición, generaría sin duda mayor crispación de los medios y de sus socios, los empresarios del agro, en los dos últimos años de mandato de CFK, pero dejaría un escenario más abierto para 2011, sin la carta cantada del De la Rúa peronista.

Como señala Artemio, parece que Clarín ya decidió sobre la irrelevancia de los cívicos radicales.

Néstor Sbariggi dijo...

Osvaldo: Dependerá de la cantidad de votos que se saquen.

Quijote: Lógicamente, la oposición aunque no parezca a veces también quiere gobernar.

De Vierde man: Bueno, esto no es una expresión de deseos sino un análisis.

Como digo en el post, no creo que se pueda volver atrás tan fácil, aun con el peronismo debilitado. Ahora, se descuenta que ante el intento de atrasar el reloj va a haber resistencia.

Rinconcete: No se que es mejor, como decís vos ambos referentes tienen sólidos compromisos con las patronales agrarias.

Reutemann se va en aprontes y habla en una semana lo que no dijo en años. Primero que le gane a Guistiniani y después se verá. Y cualquiera, Reutemann, Gioja, Das Neves y cia no van a poder ser nunca si no acuerdan con el PJ PBA. De la cantidad devotos dependerá la relación de fuerzas y no son pocas las contradicciones que existen en el peronismo opositor.

Saludos.

El Tucu dijo...

¿Como ve la interna después del 28J?
¿Abiertas u orgánicas?
Me da la impresión que los que apostaron a la interna abierta quedaron prisioneros del discurso del establishment?
Incluso el discurso "Federal" fue reducido a Secesión. Dejan a muchos fuera.