lunes, 3 de agosto de 2009

Poskirchnerismo según Duhalde


Eduardo Duhalde
publica hoy en Clarín un artículo en donde imagina el poskirchnrismo como la vuelta del sistema político clásico en donde cada expresión partidaria vuelve a su identidad original, sin "alquimias" como la Alianza o la Concertación Plural, pero la base debe ser un "acuerdo básico" en políticas de Estado comunes que formen el "nucleo duro" que proteja la gobernabilidad.


Serían las famosas "3 o 4 cosas en las que tenemos que ponernos de acuerdo" sobre las cuales la gobernabilidad se edificaría.


Vemos unos párrafos:

Hoy, la desaparición de las hegemonías -expresadas en grandes liderazgos- ha dado lugar a terreno fértil para -por fin- poder avanzar en la concreción de estos acuerdos, que imagino plasmados en 2011 para que el próximo gobierno constitucional pueda contar con la más contundente herramienta de gobernabilidad que haya tenido nuestra historia. El complejo escenario político actual -aunque suene paradójico- es un buen momento para el acuerdo entre el PJ y la UCR, además del socialismo y la nueva fuerza de centroderecha; tienen que constituir el núcleo duro, el primer anillo que proteja estos consensos básicos. Pero allí no acaban las representaciones de peso. La situación privilegiada que hoy tienen los medios de comunicación requiere de su acompañamiento para funcionar como un segundo anillo protector de las políticas de Estado. Finalmente, el tercer anillo no puede sino ser constituido por las iglesias representativas de la fe de los argentinos y la sociedad civil, a través de sus organizaciones de índole sindical, empresarial y no gubernamentales.

Punteemos algo:


  • Sin liderazgos "hegemónicos" y excluyentes Duhalde ve el terreno fértil para una reconstrucción de un sistema político estable. Pero sin liderazgos en la política, de donde vendrían estos? Ejemplos abundan en los últimos tiempos en donde la demanda social y económica se canaliza a través de líderes extra-políticos (y a veces antipolíticos) y la política no se ve fortalecida sino al contrario.
  • Le da mayor trascendencia a los medios de comunicación que al resto de las corporaciones. Y en ese caso que sean sustento de la gobernabilidad es una fantasía arriesgada teniendo en cuenta como juegan en política según sus propios intereses que jamás dejarán de lado por gobernabilidad alguna. Ni siquiera que una de las "3 o 4 cosas" incluya que no se los toque.
  • Los deja a De Narváez y a Macri afuera del PJ. Un toque de realidad ante el rechazo que al interior del PJ despiertan y quizás recuerdos de la desratización y un mensaje hacia adentro. Este renglón debe haber sido el que se leyó con más interes por muchos.

  • Las corporaciones están en ultimo lugar lo cual es una novedad para el pensamiento de Duhalde, incluso después de las iglesias. Quizás porque jueguen un papel importante en las "3 o 4 cosas" dejando a la política como gerenciadora de estos intereses.

Duhalde tiene una utopía. Conservadora por supuesto.

6 comentarios:

Martín LatinoameriKano dijo...

"Le da mayor trascendencia a los medios de comunicación que al resto de las corporaciones."

Eso es tremendo.


La verdad, si algo me tiene cansado es el fenómeno mediático del "peronismo de los consensos" de los Reutemann, los De Narváez, los Duhalde, de que hay que acordar con todos y no confrontar, diálogo, consenso, llamar a todos los sectores... cuándo el peronismo (o autodenominado) se mostró mas claramente dispuesto a no confrontar y pactar fué precisamente en los '90... la política es confrontación, y el peronismo lidió con eso desde sus orígenes, no se puede construír un país mas justo pactando con Biolcatti, es un contrasentido. En mi kamikaze opinión, el gobierno de Cristina ha acordado mas de lo deseable.

Andrés el Viejo dijo...

La utopía tachuelesca se saltea los hechos y, paradójicamente, lo hace porque quiere subordinarse a ellos.
Que las corporaciones empresarias (las periodísticas, entre ellas) se han lanzado a una ofensiva, es evidente. Suponer que la política puede salvarse de esa ofensiva entregrándole el timón es un sueño.
Pero lo más delirante es la suposición de que, por un puro acto de voluntad, se puede borrar veinte años de marcha de la política y recuperar el viejo sistema de partidos, apenas remozado. Y, más aún, creer que se puede superar las luchas por intereses a partir de un acuerdo básico "sobre tres o cuatro puntos". Duhalde debería aprender en cabeza ajena: la de Grondona, que lleva casi diez años clamando por un "pacto de La Moncloa" criollo.
Saludos

Néstor Sbariggi dijo...

Martín: Enla nota Duhalde más que pensar solo en el peronismo imagina a todo el sistema político y que la política se autolimite en "3 o 4 cosas" para lograr gobernabilidad.

La falta de gobernabilidad puede asociarse a una combinación de crisis política, social y económica. No solo se debe a que los partidos "no se ponen de acuerdo" sino que los intereses en pugna desestabiizan al poder político. Lo que le falta a la maqueta de Duhalde es tener en cuenta esos intereses.

Andrés: Duhalde reconoce lo que hablábamos el otro día: las elecciones no las ganó nadie y las corporaciones se hacen con la victoria. Entonces le busca un lugar a la política en un escenario en donde de alguna forma ha salido derrotada.

El tema es que reconoce desde el principio de la nota "la falta de liderazgo" y uno no cree que se pueda suplantar por ese "acuerdo sobre 3 o 4 cosas". Casi parece un corporativista republicano.

Saludos.

Jay-Z dijo...

Banderitas estadounidenses para unos, abortos para otros!!!!

Es un sistema bipartidista, tienen que elegir por alguno de los dos!!!

Y a mi que me dices yo vote por Codos.

el salmon dijo...

"3 o 4 acuerdos básicos"... esta gansada es la que repiten y repiten infradotados como Michetti, Cobos y cía.
Sin embargo, vos fijate como a la primera de cambio estalla por el aire esta "teoría" de cuarta. Supongo que el primero de los "3 o 4 acuerdos básicos" debería ser el concepto de democracia. Pues bien, sólo hay que recordar qué tratamiento le dió esta gente al golpe en Honduras y cual fue la reacción de Cristina. Eso define absolutamente todo, y la inconsistencia infantil de la teoría de los "3 o 4 acuerdos básicos".
Saludos Ingeniero

guille dijo...

Me voy pal otro post de arriba ,duhalde-cavallo.