martes, 22 de septiembre de 2009

Tachuela vuelve

El 17 de Octubre tendrá lugar el lanzamiento de una corriente en el peronismo bonaerense liderada por Eduardo Duhalde. en el Museo Histíórico 17 de Octubre, la quinta de San Vicente que fuera propiedad del General Perón, llamada la "Confederación de Agrupaciones Peronistas".

Duhalde estará acompañado por su esposa Hilda, el sec. gral. de la UATRE Momo Venegas y otros dirigentes duhaldistas históricos como Osvaldo Mércuri, gente que le dió volumen al vencedor PRO de las elecciones del 28 J aunque muchos de ellos sufrieron la desratización encarada por el Colo De Narváez en el medio de la campaña electoral que los relegó en las listas de candidatos.

Según Carlos Brown, presidente del MPA y vocero de Duhalde, el primer objetivo es recuperar la conducción del PJ PBA para luego pelear la conducción nacional del PJ y para ello se dice que están "punteando" a los congresales provinciales y nacionales del PJ para la convocatoria de un congreso partidario.

Lo novedoso de esta movida es que por primera vez en mucho tiempo Duhalde se pone al frente de una corriente política luego de experimentos como el de De Narváez o la "orientación" del tridente PRO, la construción por los diarios del "estadista" que propone un anacrónico Pacto de la Moncloa criollo o la variante "productiva" al frente del MPA y su cruzada devaluadora y anti retenciones.

Duhalde por fin parece haber dejado la costumbre de inventar representantes y sale él mismo al ruedo.

Medirá?

7 comentarios:

Andrés el Viejo dijo...

No sé si medirá. Lo cierto es que todas esas operaciones indirectas le salieron para la mierda. Se debe haber dicho a sí mismo: si hay que morir, prefiero morir en la mía y no auspiciando a tarados que encima me cagan.
Saludos

MP dijo...

Mi impresión es que juega a dos bandas. Por un lado intenta volver a recuperar el aparato, cosa qque le resultará difícil mientras el kirchnerismo siga en el poder. Aún así, el grupete del residual menemismo que formará, saldrá básicamente a recoger heridos. Tendrá un carácter claramente de derechas, muy vandorista y no podrá evitar que sus referentes sean espanta-votos como Barrionuevo, Mercuri, Atanasoff o Juanjo Alvarez. Todos demasiado quemados. En cualquier caso, Duhalde sabe una cosa segura: él mismo nunca volverá a sentarse en el sillón de Rivadavia. Siempre tendrá que elegir un vicario y esconderse. Y eso es el punto débil de su armado: los vicarios se dan vuelta.
La otra banda, es apostar a consolidar a De Narvaez como candidato a gobernador de la PBA y a Cobos en la nación. Esto consolidaría la alianza que tiene de hecho con la derecha tradicional no peronista y ayudaría a lavar la imagen de golpista que le quedó de 2001, constituyendose en garante de la finalización normal de un gobierno radical o sencillamente no-peronista. Y eso le serviría además, para proyectarse como hombre "de consenso" para el turno de 2015.
Es mi parecer. Vos me dirás cuánto me equivoco.
Perdón por la extensión.
Un abrazo
Mario

OMIX dijo...

Hoy por hoy -y caído Macri- el único candidato que le queda a Presidente es un radical (Cobos), es lo que ha hecho siempre. Chiche contenta por que es radical, le da el visto bueno para operar, sin esa autorización no se animaría a trabajar para nadie.

Pablo dijo...

qué linda gente, mercuri será el asador? falta renne salas nada más.

sin dioses dijo...

Franchiotti está invitado?

Sil dijo...

disculpen; duhalde y chiche mas venegas mas mercuri: puajjjjjjj
puajjjjjjjjj

Néstor Sbariggi dijo...

Andrés: Y si, encima algunos hasta le decían que era piantavotos.

MP: La idea es salir él parece, lo de los intermediarios ya no le sirve. No recuerdo la frase que suele decir Eliseo Verón acerca de él pero es algo así como que la gente se acuerda de lo bueno y de lo malo no y que puede recostruir su figura.

Muchos como Sin Dioses abajo le van a recordar lo malo también.

Omix: Es cierto, se le mancaron todos lo muñecos. Tal vez salga él porque no tiene más remedio y Cobos puede servir para limar a los Kirchner pero nadie confia en él.

Pablo: Don Osvaldo siempre firme.

Sil: Y bueno, es lo que hay.

Saludos