martes, 21 de septiembre de 2010

Hoy el post lo hace Teodoro Boot: Ay mama. ¿Que pasó?



Ay mamá, ¿qué pasó?

por Teodoro Boot

Sandra Russo está indignada. Barone, exasperado hasta el aneurisma. Cecilia Roth, dolida, Barragán hiperventilado. Víctor Ego Ducrot trasmutó en un temible Robespierre televisivo, Ricardo Forster ha decidido invertir lo aprendido en años de estudios de filosofía, cursos, seminarios, posgrados y una notable y destacada producción teórica en retar a un desconcertado Robert Cox que parece más lejos del mármol que de la arterioesclerosis.

Eduardo Aliverti, por su parte, explica que algunos periodistas (abre deditos) progresistas (cierra deditos) quedan prisioneros de sus egos, pobrecitos, ignorando que el único ego que vale la pena es el suyo, que no es el de ellos sino el de Aliverti, que no por nada tiene la voz de Dios (bueno, también está el ego de Ducrot, pero el de Ducrot no es en serio sino en farsa, o en todo caso en nombre)

Pero ¿qué pasó?

Pasó que alguien se excedió de dosis, y por haber elogiado flemáticamente la ley de servicios audiovisuales, creyó al pobre Robert Cox una reencarnación de Orwell, un Moreno angloparlante, un Taras Bulba de la libertad de expresión, desconcertando, en primer lugar y más que a nadie, al propio Robert Cox, que todavía no se recuperó de la impresión.

El talentoso periodista Robert Cox ha sabido ser siempre fiel a sí mismo –que no es algo de lo que puedan alardear muchos–, publicando durante la dictadura de Videla las declaraciones y reclamos de las Madres de Plaza de Mayo y difundiendo noticias que para las autoridades de entonces debían permanecer ignoradas. Pero Robert Cox también había sabido ser fiel a sí mismo reclamando el golpe de Estado que reemplazara al deficiente pero legítimo y electo gobierno de Isabel Perón, no por otro gobierno democrático, o en todo caso también electo por el voto popular, sino por el de un dictador militar. Alguno, cualquiera, que acabara con ese impresentable populismo, de una vez por todas, ya mismo, sin esperar el año escaso que faltaba para las elecciones nacionales. Esos dos Robert Cox son el mismo Robert Cox, y ese Robert Cox de hace 40 años es el mismo Robert Cox de ahora, a quien Ricardo Forster está decidido a retar, sacar de clase, ponerle un bonete de burro, mandarlo a dirección y aplicarle 15 amonestaciones a menos que repita, con todas las letras, sin respirar y sin soplar, un discurso completo de Hugo Chávez.

¿Es un farsante Robert Cox o esos tres Robert Cox que son y siempre han sido un solo inglés verdadero? ¿O es Forster el que ha enloquecido en su empeño de convertir a un ya anciano y británico Robert Cox en un joven populista latinoamericano? Si no la filosofía, al menos sus estadías en Yacanto deberían haberle enseñado a Forster que, por más empeño, dialéctica y pedagogía que se aplique, burro viejo jamás agarra trote.

Pero eso no es todo. Parece ser que Jorge Lanata y Martín Caparros habrían agregado algunas barbaridades de su propia cosecha a la tontería consuetudinaria, a esta altura inmanente de Ernesto Tenembaum. No es de extrañar, pero ¿cuáles serían esas barbaridades?

Jorge Lanata, tras explicarle al alumno Tenembaum que, embanderado, como siempre lo ha estado en su vida, con los débiles y desposeídos, había descubierto entre ellos a Héctor Magnetto, arrebatado por el demonio de la histeria proclamó públicamente que estaba harto, harto, harto, harto de oír hablar de los 70. Caparrós lo secundó, más flemática y pedánticamente en su hartazgo.

¿Eso es todo?

Eso es prácticamente todo. Y pareció suficiente para poner a Cecilia Roth al borde del llanto, entre otras muchas pero no tan bellas reacciones psicosomáticas desplegadas en la pantalla televisiva, en las páginas de los periódicos, audiciones radiales, blogs y conversaciones de sobremesa.

Lamento informar a la gente indignada que tanto Robert Cox como Jorge Lanata, Ernesto Tenembaum, Martín Caparros y mi tía Leonor, son muy dueños de pensar lo que se les antoje, y de decirlo ante quien quiera escucharlos. Y si lo pueden decir ante una extendida audiencia, será porque alguien los escucha, o alguien les paga o alguien les pone los espacios a disposición (no a mi tía Leonor, claro, pero por algo será)

¿Alguna vez ha sido diferente? ¿Acaso es diferente ahora, en algún lugar? ¿Cuál sería entonces el problema en que Lanata esté harto harto, harto y harto de oír hablar de los 70? No a todos nos gusta lo mismo ¿no es cierto? Y todos estamos hartos de algo, y eso no es para tanto.

También es un asunto de Tenembaum esa competencia demencial que ha entablado con Leuco y mi tía Leonor por ver quién hace mejor el papel de dama indignada (lamento informarle a Tenembaum y a mi tía Leonor, que Leuco les saca varios cuerpos)

Tampoco nada parece ser tan aberrante ni escandaloso como para hacer lagrimear a Cecilia Roth, encolerizar a Orlando Barone o poner a Sandra Russo al borde de la incontinencia literaria. Esta gente sobre reacciona, como diría Robert Cox, pero en inglés.

Hay que cuidar la presión arterial de Barone, que en cualquier momento puede entrar en combustión espontánea y en vez de arder Troya prende fuego a canal 7, y guarda, gordo, con seguir haciendo llorar a Cecilia, que te vamos a agarrar en la esquina. Pero, más que nada, que alguien disuada a Sandra Russo de su obsesión por convertirse en la Pasionaria kirchnerista. Hay que evitar que se empiece a hablar y a escribir encima. Ya está empezando a hacerlo enredándose en larguísimas disquisiciones para distinguir entre verdaderos y falsos progresistas, cuando nadie –ni Forster, y eso es mucho decir– sabe qué diablos puede ser el progresismo. Larguísimas disquisiciones, ella, que escribe tan bien, tan cortito y tan lindo.

Que Sandra empiece a escribir mal sería demasiado grave, casi tanto como que Forster siga perdiendo el tiempo tratando de hacer de Robert Cox un populista de bien. Es tan ridículo y absurdo como que Roberto Piazza se empeñara en convencer a Fidel Castro de participar en un desfile de modas luciendo un vestido de novia hecho con papel crepe.

¿Y todo porque a Lanata, Tenembaum, Caparrós, así como a Leuco, Eliaschev y Walger se les ocurre decir tonterías? ¿Y por eso llora Cecilia y Sandra se enreda y confunde para explicarnos la diferencia entre, en palabras de Aliverti, falsos y verdaderos (abre dedito) progesistas (cierra dedito)?

Deseo sinceramente que Cecilia ya no llore por culpa de Lanata, que a la primera de cambio Barone no se transforme en el superhéroe Antorcha, que Ricardo comprenda que jamás podrá hacer de Cox el Hombre Nuevo Latinoamericano pero, más que nada, que Sandra esté en paz consigo misma, siga escribiendo como sabe hacerlo y se deje de joder con traiciones que nunca existieron.

Tenembaum, Lanata, Caparrós, así como Leuco, Eliaschev y varios más, nunca han dicho nada muy diferente a lo que dicen ahora, ni piensan distinto ahora de lo que pensaron antes ni hicieron ni hacen nada que merezca que se los acuse de traicionar a nada ni a nadie.

Ellos no cambiaron. Nunca fingieron ser otra cosa de la que son ahora. La que cambió fue Sandra Russo. Enhorabuena, bienvenida a este lado del mundo. Y si a algún eunuco no le gusta ese cambio, que bufe nomás.

Pero basta de pavada, de escándalo y de histeria.

Y lo más importante: no llores más, Cecilia: el gordo no vale la pena.


27 comentarios:

sebas dijo...

Brillante.

Felipe dijo...

No comparto la columna de Boot

678 es un intento por equilibrar aquello que esta muy desequilibrado.
Me parece muy elogiable el intento y no se le puede exigir al programa algo que esta mas alla de mision actual.
El dia que en Argentina haya libertad (o diversidad) de expresion ; ahi sere muy exigente con el equilibrio informativo del canal publico. Mientras tanto dejare exquisiteces de lado.

Le de Cox fue una barbaridad ("Venezuela es una dictadura") que no podia pasarse por alto. La intervencion de Forster al respecto me parecio muy correcta.

Sobre si Celia llora, Sandra se exaspera o Orlando se brota ; que quieren que le diga ... esos analisis esteticos se los dejo a los gorilas que tienen decadas de expertise en el asunto

Felipe dijo...

ahh me olvidaba

Sobre las declaracion de Caparros y Lanata acerca de los DDHH y los 70'.
Me parecio muy esclarecedor el intercambio en 678 acerca del posicionamiento de los progres del 90 en la nueva coyuntura.
Yo creo que todos aprendimos algo al respecto.
Yo siento que 678 me ayudo a entender algo que no llegaba a procesar

RARO - PARA-NORMAL dijo...

Muy buen analisis comparto bastante , ahora cuantos vemos 678 por ahi dicen q hace 3 o 4 puntos pero es mas comentado q tinelli

santix dijo...

Por suerte tenemos gente como Teodoro que la tiene recontra re-clara y no desde ahora, sino desde siempre.
Si asi no fuera, que sería de nosotros?!!

ricardo j. m. dijo...

increible un amigo de videla teodoro, todos somos asi y asa y todos tenmos el derecho a serlo y contarlo, pero si se trata de no aceptar como real una mentira construida a traves del ejercicio de ese derecho con respectro a x cuestion... ah ahi no se preguntenle a teodoro que el les dice como hay que ser tanto racional como emocionalmente.

con respecto a como alinearse en contra de las herramientas de construccion dialectica utilizadas para imponer un discurso unico y la concentracion economica que nos sometio sin piedad durante treinta años, prefiero 678 antes que estos cagones indecisos.

parte de la lucha es romper con la logica implicita de que el medio se impone a la accion politica si esta lo confronta en sus pilares fundamentales.

supongo yo che no se.

argentinolibre@hotmail.com dijo...

"tanto Robert Cox como Jorge Lanata, Ernesto Tenembaum, Martín Caparros y mi tía Leonor, son muy dueños de pensar lo que se les antoje, y de decirlo ante quien quiera escucharlos. Y si lo pueden decir ante una extendida audiencia, será porque alguien los escucha, o alguien les paga o alguien les pone los espacios a disposición"
mmm... parece que Barone, Russo y Forster no califican para la misma consideración.

Norberto dijo...

Volviendo sobre nuestros queribles representantes (Sandra, Forster, etc), me resulta imposible que ninguno de ellos sepa responder porque el Grupo es un auténtico MONOPOLIO y se coman que existe competencia en cada uno de sus rubros, cuando la sentencia contra Rockefeller es clarisima dado que la Standard Oil competia contra otras petroleras de su area de influencia y de otras areas, y que sus ferrocarriles estaban en la misma situación pero la Corte Suprema de USA consideró que su combinación producía efectos perjudiciales en la libre competencia (estoy hablando de aprox. 1911 con todo el liberalismo a full) configurando lo que hoy se conoce como MONOPOLIO VERTICAL o MONOPOLIO DE INTEGRACION VERTICAL.
Por favor chicos, lean algo del tema, no puede ser que varios, entre ellos Cox, los corran con eso que tanto es aplicable a la comunicación audiovisual como a la prensa escrita.
Ah, y esto tambien es aplicable a nuestra CJS, si quiere desviar al costado la necesidad del desarmado de ese tipo de monopolios que en los USA fué en todos los casos fulminante cuando los casos llegarón a su homonima.
Abrazos

manuel el coronel dijo...

muy buen post el de Boot.

A nosotros nos cuesta entender tanto al liberal inglés como a él al populista latinoamericano, y no está mal ni me parece mal que nos enojemos con él o él con nosotros.

Ahora, no entender de que la va un ingles puro y duro como Cox, groso por cierto, sí es un error. Y bien podría ser lord.

Ese es su concepto de la democracia. Y ni por asomo se lo puede comparar con la runfla ex-día D

Jorge Devincenzi dijo...

Que Boot aclare lo de su tía Leonor, por favor!!

MarianoMundo dijo...

Me hiciste reír un poco.
De todas maneras, creo que lo que le defendés a Caparrós y cía. luego se lo criticás a Barone y amigos. Bastante injusto ahí.

PD: a mi me cabe cuando a Barone se le sale la cadena.

Anónimo dijo...

Le tengo un enorme respeto a Boot, me gusta leerlo. Pero no concuerdo. Principalmente en que no hay alogio por parte de 678 en llevar a Cox, sino la pretensión de cierto debate. Es como decir 'hasta un liberal legitima la LSCA'. No hay encomio a ningún latinoamericanismo ni nada por el estilo para Cox.
Por otra parte, tampoco hay reto por parte de Forster, simplemente que, si se debate, se fijan posiciones.
Que está viejito, cierto, que se le escapan las sutilezas y no tanto del castellano, también.
Pero si bien todo esto hace al armado del texto de Boot, me parece, por sus mismos términos, irrelevante.
Respecto a 'histerias' no hay tales. COn el mismo derecho de Boot y de su tía, a Cecilia le parece que Lanata se cambió de posición. Ahí sí coincido con Boot, eso es sólo percepción de algunos.
Ah, y no coincido con MarianoMundo en que Boot haya defendido a los susodichos, al contrario, falta que les llame inmundos liberales que siempre fueron así.
Saludos. Ladislao Fokas

Anónimo dijo...

quien es boot ?
el mismo que escribe "todos gronchos" ?

Laura dijo...

A mí lo que me jode es cuando su tía Letonor llora como Cecilia, hace puchero como Barone y abre y cierra los deditos como Aliverti. Eso sí es intolerable!

Sergio dijo...

No comparto el post de Boot. Decir que nadie sabe "qué diablos es ser progresista", es parecido a cuando desde cierto gorilaje te dicen "pero, ¿qué es ser peronista?" y después te citan mezclados a Cooke, Menem, Kirchner y De Narvaez. Todas las ideologías tienen contradicciones y todas pueden explicarse y si se quiere dividirse en subgrupos.
En apoyo del gobierno actual hay mucho peronismo y mucho progresismo (izquierda no peronista, también se lo puede llamar) y no creo que haya que pedirles el carnet. Los programas que critica de 678 los vi y las discusiones me parecieron buenas, no vi la histeria de la que habla Boot.

Lucho dijo...

Comparto el post en cuanto a que de Lanata, TNBaum y los otros chantas/ignorantes/mercenarios no se puede esperar mucho, aunque sí me parece bien que se los mande al frente en la hipocresía en la que viven.
También comparto en que Cox no es ni más ni menos que un liberal que, como todo buen liberal, sobre todo anglosajón, llegado el caso no tiene ningún problema en recurrir a los militares para conjurar amenazas mayores, como el populismo, el comunismo y todos esos ismos tan temidos por un liberal hecho y derecho. Dicho de otra manera, la culpa no es del chancho sino de quien le da de comer, en este caso la Russo y el resto que pretenden ver en Cox algo que nunca fue.
También comparto lo de la soberbia de Aliverti.
Lo único en lo que no estoy de acuerdo es en hacerse el canchero al hablar de Forster, por quien tengo mucho respeto intelectual. No hay que caer en el complejo de inferioridad antiacadémico sobrador.

mosca brava dijo...

Esta columna de teodoro boot, usando sus propias palabras, me pareció bastante histérica.
Tratando de equidistar de todas las ideas, teodoro finalmetne no expone ninguna.
Otro tipo más prisionero de su ego...y de su tía Leonor, también !

rinconete dijo...

Mi tía Chola pide el teléfono de la tía Leonor de Boot. Quiere armar una Liga de Tías Indignadas y poder invitar a Tenembaum y a Leuco a comer escones.

Anónimo dijo...

No estoy de acuerdo para nada con este editorial, lo que yo veo en 6,7,8 y las criticas a los ex progres antes nombrados me parece correcto, yo adhiero a muchas cosas que se dicen en el programa y el programa del domingo fue para mi muy bueno.

desvinchado dijo...

Bueno lo de las tias. Barato y gratuito lo del progresismo y 678. Un grande teodoro, pero pegarle a 678 es un cliche gastado

edu, desde el barrio, dijo...

Lo que resulta dificil de digerir es que Cox no atine a juntar todos los datos y se permita la duda sobre si no tendrán algo que ver la Dictadura y Papel Prensa.( Y otras parejitas del baile)
Por otra parte, es improbabable que no sepa que el zafó por ser anlosajón protegido por sus diplomáticos.
O uds. suponen que los milicos no leían el Herald?

ricardo j. m. dijo...

si y estaban bien peinados todos che,la ropa que onda estaba a la moda.

supongo que las ideas fuerza del debate como la dictadura de las mayorias o la tirania de las construcciones politicas que ejercen el poder sin informar a londres no importa.

por que hay uno que es subdito que pone claramente en el debate la idea fuerza de que los ciudadanos y o los pueblos y sus sociedades son democraticos segun a quien votan.

ah eso si barone grita mucho. ojo con eso que es muy importante.

Anónimo dijo...

LA SOBERBIA DE BOOT,JUEGA SIEMPRE CONTRA LOS COMPAÑEROS,LA VERDAD ME TIENE PODRIDO,CON AMIGOS COMO ESTE,MEJOR JUNTARSE,CON LOS QUE CON FRANQUEZA,PROCLAMAN SER NUESTROS ENEMIGOS,POR OTRA PARTE,EL PAPEL DE ESCLARECIMIENTO,QUE ESTA JUGANDO 678,TIENE MUCHO QUE VER,CON LA MEJOR IMAGEN DEL GOBIERNO.BOOT,ES EL TIPICO DERROTISTA,CAMOUFLADO DE SEUDO INTELECTUAL

Caíto dijo...

Lo de Boot parece una boutade, en el sentido francés, una broma, ocurrencia. Nada más.Nos reimos todos.
Saludos.

beatriz m. dijo...

Ocurrente, inteligente Boot. Pero no comparto nada del post.

Chichonear con Russo o Barone o Cecilia Roth, parece màs propio de Sirven de La Naciòn que de un compañero.

Si Sandra implacablemente, con pasiòn, con inteligencia, da de vuelta y de revès a las vacas sagradas del periodismo progre BIENVENIDO SEA.

Hay que jugar al bowling con ellos, bastante daño nos hicieron sus inconsistentes bajadas de lìnea pseudo intelectuales como para no desnudarlos ahora.

Que tienen derecho a decir lo que quieran CLARO QUE SI, pero tambien esta muy bueno que Barone, Russo o Barragàn los sienten de traste.

Nos quejamos en el 2008 de los pocos guerreros que tenìamos para dar la pelea, si muchos empezaron a arrimarse, muchachos, ni sectarios ni excluyentes, bienvenidos compañeros.

Si estuviste en el CEMA y ahora defendès à raja tabla la polìtica econòmica, bienvenido Boudou.

Si empezàs a tomar posiciones polìticas cercanas al gobierno, bienvenidas Florencia Peña, Goris, Roth y tutti cuantti.

Si por convicciòn Sandra Russo dedica sus reflexiones y su pluma a dar batallitas dialèctica. Un abrazo compañera.

Si Barone inaugurò otañales indignaciones, cuanto mejor. Un abrazo y gracias.

Si tenemos un tanquecito mediàtico que llena de indignacion a Magnetto, Van del Kooy, Magdalena y Morales Sola, ¡aleluyaaa¡ Festejemos.

Ser màs piola que los piolas es un ejercicio vanidoso de chichoneo corrosivo. Casi una Caparrosada Lanatiana.

Digno de Borges por lo presuntuoso.

Anónimo dijo...

Beatriz estoy de acuerdo con vos, no tenemos un programa para nosotros si no es 6,7,8 y encima lo denostan de adentro y de afuera , basta muchachos, el tanquecito pone nervioso a mucha gente y eso esta buennnnniiiiiiiiiiiiisimoooooooooo

megafonos dijo...

Triste post para un buen blog