lunes, 23 de noviembre de 2015

El post hoy lo hace Teodoro Boot: Apuntes en caliente



Apuntes en caliente


Teodoro Boot




Festín caníbal

El resultado del balotaje debe ser visto desde los resultados de la elección general del 25 octubre, fruto a su vez de una serie sucesiva de desaciertos de distinto nivel y calibre, probablemente consecuencia –¿inevitable?– de doce años de ininterrumpido ejercicio del poder político. No viene al caso aquí analizar ni pasar revista a lo que acabamos de llamar “desaciertos”, algunos de gestión, otros de estrategia y los más, de construcción política. Pero resulta oportuno recordar o parafrasear a Juan Perón: “Las fuerzas políticas no valen por su número sino por su organización y la capacidad de sus dirigentes”.

En el caso del Frente para la Victoria, la principal característica de gran parte de su plana dirigente fue la tendencia al canibalismo. Es que uno de los principales errores en la acción política es la arrogancia, la soberbia y el menefreguismo que surgen de la creencia de tener la vaca atada.

Ya desde los meses previos a las Paso, la dirigencia del Frente para la Victoria olvidó la realidad, se desentendió del pueblo –tanto de su masa adherente como de los sectores opositores o desinteresados– y se abocó con fruición a una suicida batalla campal interna (que, curiosamente, se agravó entre las primarias abiertas y la elección general) y a estrategias electorales que parecían elaboradas por el brain storm de un grupo de trabajo reclutado entre internos del Borda.

El resultado de la elección general paralizó y prácticamente colocó en estado catatónico a la dirigencia del FPV. Los pases de factura y ajustes de cuentas en plena campaña electoral –que no tuvieron lugar únicamente en la provincia de Buenos Aires, como a primera vista pudiera parecer– produjeron el peor de los resultados imaginables. Todos los dirigentes y activistas sabían que de no ganar en primera vuelta, el balotaje sería casi imposible de superar: el candidato del FpV se enfrentaría solo contra “el resto del mundo”.

A esta dificultad había que sumarle lo que seguramente fue la política más abiertamente autodestructiva del FpV: la permanente erosión del propio candidato, que viene de lejos y que encontró su punto más alto en el asombroso eslogan: “El candidato es el proyecto”. Si el candidato es el proyecto ¿para qué es necesario un candidato?

Tras las elecciones generales, esa dirigencia quedó groggy, sin atinar siguiera a levantar los brazos y devolver los golpes, mientras el Pro, que mediando un resultado ligeramente distinto en la segunda vuelta por la elección de la jefatura de gobierno de la CABA, habría estado a punto de desaparecer como fuerza política, recuperaba bríos y encaraba el tramo final de la campaña con espíritu ganador.

El sopor dirigencial y la confusión de los activistas fue compensado con un notable fenómeno de autoconvocatoria y movilización de la base de adherentes, que a falta de una campaña coherente y sostenida, la tomó en sus manos y la llevó adelante con los escasos recursos que le era posible conseguir. Los volantes y carteles manuscritos son realmente conmovedores y deberían llamar la atención de unos y otros, pues se ha puesto en marcha un movimiento que será difícil detener, pero que puede ser sencillo malversar.



Aprender a los golpes

Así como a despecho de la opinión de los sociólogos, para comprender las conductas de la sociedad argentina actual es muy conveniente la relectura de El medio pelo de Arturo Jauretche, Técnica del golpe de Estado de Curzio Malaparte conserva tan extraordinaria actualidad que, no obstante haber sido publicado por primera vez en 1931, debería ser lectura obligada en los ambientes políticos.

Desde las 18 horas del día 22 de noviembre se puso en marcha una manipulación informativa que contó con la entusiasta –y se supone que involuntaria– colaboración de los medios y periodistas oficiosos y hasta oficiales. Para muestra, un botón: el insólito zócalo de la televisión pública que, al tiempo que ponía en pantalla los resultados de un cinco por ciento de los votos, titulaba: “Argentina eligió presidente”. Semejante título acompañado de cifras en las que Macri obtenía una diferencia de entre 7 y 8 puntos era todo un editorial, particularmente porque tratándose de tan pocos números oficiales, el final no estaba cerrado. El tiempo verbal que correspondía era el presente: “Argentina elige presidente”.

No había pasado un minuto desde que se cerraron las puertas de las escuelas cuando C5N tituló, y mantuvo a lo largo de toda su transmisión: “Ganó Macri”.

Así, mientras las consultoras y encuestadoras, una tras otra, negaban haber realizado encuesta alguna luego de la votación (información que NO se difundió sino hasta horas después), periodistas, autotitulados politólogos y hasta tipos cuyo único antecedente en la materia es el título del Iser, realizaban estrambóticos análisis políticos y hasta se la daban de expertos psicólogos capaces de leer el lenguaje corporal.

Estamos habituados a la chantada sistemática de los periodistas televisivos, obligados a llenar el tiempo de ruidos que parezcan palabras, pero este domingo fueron superadas todas las experiencias: periodistas y falsos expertos sacaban conclusiones en base a una frase –“Ganó Macri”– sin que existiera ningún dato que permitiera sostener un afirmación tan categórica.

Y ya en una desenfrenada caída hacia el ridículo, continuar con la sanata y seguir sosteniendo la consigna en base a la difusión de un resultado general con pocas mesas escrutadas. Y, lo que no es menor, sin tomarse el elemental trabajo de analizar los datos, a disposición de cualquiera con acceso a una computadora que no fuera tan perezoso. Cualquiera podía advertir que, aun ya con un veinte por ciento de mesas escrutadas, los porcentajes no se acercaban a lo que sería el resultado final si, por ejemplo, recién se llevaban computados menos del 1 por ciento de los votos de la Tercera Sección electoral.

En tanto, a los psicólogos y mentalistas expertos en la lectura del lenguaje corporal no les llamó la atención la insistencia de los políticos del Pro en invocar extraoficialmente una victoria que no se podía sostener con seguridad: ninguna boca de urna, ni siquiera el mucho más preciso sistema de análisis de mesas testigo desarrollado por cada partido, podían asegurar nada en base a una diferencia tan exigua como la que en realidad terminó existiendo: 51,40 % contra 48,60, un 2,8 %, apenas 704 mil sobre un total de 25 millones de votos emitidos.

Cabe puntualizar que, en un balotaje, cuando los votos que pierde uno, los gana su rival, a los efectos prácticos ese 2,8 % se reduce a un 1,4%.

Sin embargo, desde el primer minuto pudo crearse en la sociedad la convicción de un triunfo de Macri y, lo que es más notable, la idea de la derrota en la militancia del FpV.

El asombro se incrementa apenas uno repara en que el gobierno y el manejo de más de un par de medios de comunicación y del sistema de Inteligencia no se encuentra en manos del Pro sino –aparentemente– en las del FpV.

Pero esos medios, sus periodistas y los propios dirigentes del FpV corrieron detrás de un rumor echado a rodar sin datos que lo sostuvieran.

Les propongo un ejercicio: imaginen el efecto político de un resultado en el que Scioli se hubiera impuesto por tan exigua diferencia. Es de cajón que su legitimidad para gobernar hubiera sido cuestionada de inmediato. Sin embargo, nadie ha cuestionado la de Mauricio Macri, cuya capacidad y legitimidad son muy inferiores, habida cuenta que no cuenta con número suficiente en ninguna de las cámaras.



Reflexiones en chancletas


En los próximos tiempos surgirán dos tentaciones dentro del FpV: la de fingir demencia por parte de muchos dirigentes y la de cobrarse cuentas y cortar cabezas por parte de unos cuantos de los numerosos decepcionados o damnificados por esa dirigencia. A esto se sumarán las tentaciones de quienes quieren separar y diferenciar el “kirchnerismo” del “peronismo” y las de quienes quieren separar y diferenciar el “peronismo” del “kirchnerismo”. Ambas tienen el mismo efecto centrífugo, aunque sus motivaciones son opuestas, pero a la vez reconocen un elemento en común: la vocación minoritaria.

La cariocinesis ha sido el tradicional método de crecimiento de los grupos de la izquierda argentina: al igual que los organismos unicelulares, se reproducen dividiéndose en dos. Esta peculiar y ciertamente insatisfactoria técnica sexual se origina en el modo ideológico, o para decirlo mejor, abstracto, de construir la identidad política: yo soy yo en tanto soy diferente a otro. De ahí ese apego a los programas, cuando más detallados, mejor, que pongan permanentemente a prueba el grado de acuerdo alcanzado.

Los movimientos nacionales de liberación se construyen según un método opuesto, que, por indiscriminado, algún zafio podría comparar al de una orgía: partiendo de un antagonismo insalvable, el del pueblo y la nación contra la elite y el imperio, el camino hacia la construcción de la identidad pasa por la búsqueda de coincidencias, por encontrar que es lo que tenemos en común con el otro, y dejar las diferencias en segundo plano. Y es lógico que sea así, porque no se trata de construir un partido sino de poner en marcha las fuerzas nacionales, de darles impulso y encontrar una dirección.

De ahí que el mayor peligro que enfrentan los movimientos nacionales no se encuentre en su exterior sino en su propio seno, y eso es el sectarismo, porque el sectarismo –esa psicótica búsqueda de las diferencias– atenta contra la propia naturaleza de un movimiento nacional de liberación que, para serlo, debe ser necesariamente cada vez más amplio y heterogénero.

Esto asusta a algunas mentes demasiado cartesianas o inseguras, que reaccionan en busca de la homogeneidad, en cumplimiento de la sentencia de la viuda a sus hijos en el velorio del marido: ahora que somos menos vamos a estar más unidos.

Esta tentación está siempre presente y es siempre igual de peligrosa, tanto cuando se manifiesta en nombre de la tradición y la pureza doctrinaria, como cuando usa el pretexto la pureza revolucionaria. Evitarlo y evitar que operen sobre estas fuerzas centrífugas los intereses externos, es tarea de la conducción y la plana dirigente, pero es también responsabilidad de militantes y activistas, en mayor medida en circunstancias como la que atraviesa actualmente el FpV.

La condición básica, el supremo valor político es el de la unidad. Para preservarla es preciso conservar la calma y el sentido de las proporciones, evitar la histeria y las ansias de revancha y castigo, la pasión robespierana por guillotinar a los propios. Ya llegará el momento, pero, por lo pronto, se impone conservar la unidad, evitar la frustración y la dispersión de un conjunto político y social, no sólo de por sí mayoritario, sino lo suficientemente diverso y coherente.

Un enorme porcentaje de quienes votaron a Daniel Scioli están dotados de firmes convicciones. La responsabilidad primera, es que no las pierdan. La segunda, impedir que sectores intrínsecamente minoritarios que sólo tienen en común el odio que profesan al Fpv, avancen como Pancho por su casa, sin nuestra firme oposición. La tercera, llevar a ese conjunto social a la victoria a través de la paciente y sistemática construcción de mayorías.

Y si alguien tiene un método mejor, que avise.



22 comentarios:

Nando Bonatto dijo...

durisimo,nunca es triste la verdad

Anónimo dijo...

- Lo dijimos despues de las PASO: se necesita un amplio trabajo de UNIDAD,
- Lo dijimos despues de la primera vuelta: deficit en la construccion de la UNIDAD.
- Ahora y mas que nunca: UNIDAD, como plataforma para construir mayorias. Un desafio del carajo.

Fraternalmente
Rojo y Negro

Ricardo Moura dijo...

Nando: ese dicho es uno de los más pelotudos que existen. Sí, carachos, la verdad es muy a menudo SUMAMENTE triste.

Pero lo más triste es haber "asumido la derrota taaan tan rápido.

A ver: con 1,5 de diferencia en el conteo PROVISORIO, ¿qué pasaría si del definitivo resultare que en realidad ganó Scioli por una mera fracción —o aunque sea UN solo voto—?

Bueno... MUY inteligente lo de Boot. Eso sí, yo le daría mayor relevancia a la falla más evidente del Kirchnerismo, la COMUNICACIÓN, incluyendo la de Cristina, con cadenas nacionales dirigidas exclusivamente a propios y "conversos" —y capaces de marear y agobiar a TODOS—. Lo escribí varias veces (hace años) en mi blog: una Cadena Nacional debe ser para todos, y a "todos" se les habla mirando directamente a cámara, NO de perfil o semi, dialogando con el sempiterno grupo de invitados VIP, tan elegantes y emperifollados que hasta por TV se perciben los perfumes. ¡Eso no es "el pueblo"! Etc., paro porque podría decir demasiado más al respecto, y ya es al cuete.

Anónimo dijo...

Es muy cierto el análisis durísimo sobre el anuncio precoz de los numeros con un porcentaje minimo de mesas escrutadas. Me pareció muy extraño, y extremadamente imprudente (por no decir estúpido), ademas de peligroso. Estuve pegado a la pagina oficial del escrutinio hasta la madrugada, asombrado con la evolución de la cifras. ¿Que pasaba si se llegaba a diferencias de menos de un punto? ¿Despues del imprudente y atolondrado desmanejo de los anuncios informativos?, ¿Que pasa si un recuento total de votos da cifras de empate? La verdad que quedé helado a esa hora de la madrugada pensando en esto mismo que plantea Teodoro.
Los errores no se quedaron solo en lo estrategico electoral, hasta en estos detalles hubo desmanejos groseros en el oficialismo.

ruben dijo...

Existen medios (C5N , CN23) que jugaron hasta aqui cerca del oficialismo. Ya no sera tanto asi. La pauta manda.

Anónimo dijo...

Pregunto realmente con honestidad: ¿ese anuncio de C5N fue apuro burdo, o hubo orden de arriba para asumir que Scioli perdía? Sinceramente, viendo la frialdad con la que jugó CFK pienso en esa conjetura.

Anónimo dijo...

Al tal Quique, que un par de post más abajo me trata de macrista, le contesto que no. Y que me la mame por cagón: ponete el nick de siempre, no uses otro para insultar.

La gente comun cuando se manda un moco, pide disculpas. Pero esto no se trata de eso. Las organizaciones realizan autocrítica. Y al decir de lo expuesto por Anibal, no la tendremos : "no tenemos nada que autocriticar".

Eso abre dos opciones, o es un soberbio obcecado, o efectivamente las cosas que pasaron, pasaron asi porque Cristina lo considero deseable para sus propios intereses. (Me llama la atencion que yo tenga más fe en su inteligencia que Uds.)

Yo creo que es lo segundo. Pero creo que fue una estrategia equivocada. Dificil que no le pasen una factura por la derrota.

Si precisan que les vuelva a poner mis datos personales, avisen

Anónimo dijo...

Hola Inge;

Yo creo algo que al parecer nadie aún en la blogósfera ha mencionado. Tal vez sea un tema tabú, algo que sólo se habla entre compañeros y nunca en las redes.

A mi me parece muy obvio que Cristina jugó a perder. Demasiado obvio. Y me extraña que nadie hable de eso.

La Cámpora nunca apoyó a Scioli, jamás. En el balotaje faltaron fiscales del fpv en muchas mesas del conurbano... ¡¡Es imposible que al fvp le falten fiscales!! Los chicos del pro no entendían nada.

En el bunker de Scioli había tres militantes locos. Ninguna organización social de fuste lo acompañó.

Entiendo que el amigo Boot ensaye esta excelente autocrítica, pero intuyo que las causas de la derrota habría que buscarlas por otro lado.

¿Por qué Cristina, a pesar de su ego monumental, prefirió terminar su mandato con una derrota de su partido?

A nadie le gusta irse por esa puerta chica...

Pienso que la derrota de DOS a ella le convenía.

Y hasta ahí llego en mis elucubraciones. No me animo a seguir.

¿Por qué?; ¿qué elementos de esta nueva coyuntura con macri como presidente le son funcionales?; ¿qué problema veía en una administración de DOS?

Perdón si toqué un tema tabú, pero creo que es necesario hablar de esto.

Abrazo;

Ramiro (Carapachay)

Anónimo dijo...

Ramiro, Cristina no jugo a perder, la gente le dijo NO al kirchenrismo duro, sino contame porque anibal perdio la provincia con una ignota vidal.
Se alejaron todos (empezando por cristina) porque la unica salida posible para scioli era despegarse del gobierno, lo hizo una y otra vez durante el debate, sin ir mas lejos
La diferencia no fue aun mayor porque el otro candidato era macri, que no lo quiere ni su propia madre. Si el otro candidato era massa o magoya, scioli no iba a obtener mucho mas del 38 de la primera vuelta
El peronismo no termino, ni murio, ni mucho menos. Se seguira reinventando como siempre. El kirchnerismo en cambio creo que esta en terapia intensiva. Si lees con atencion la autocritica de boot o la parte final del mensaje de ricardo moura, aparecen muchas claves de la derrota.
Quedara un pintoresco listado de fiambres politicos equivalentes a erman gonzalez, maria julia, vicco, etc, seguramente encabezado por anibal, amado, moreno y otros que habra que preguntarse desde la cabeza (y no desde el corazon) cuanto realmente sumaron y cuanto contribuyeron a la actualidad desde la soberbia y la obstinacion

Va de corazon y de onda, ojala lo publiques ingeniero

mirta gaggini dijo...

Bueno, yo creo que hay que dejar que algunas cosas se asienten y luego sí sacar conclusiones. Le dan una gran importancia a los dichos/modos que utilizó Cristina para comunicarse. Creo importante recordar el "que se vayan todos" de no hace tanto tiempo y ver lo acumulado hoy con infinidad de militantes que por pura adhesión a lo realizado salieron a poner el cuerpo para frenar a la derecha que hoy ya sabemos que nos cayó encima. Esos militantes (miles y miles) nacieron y crecieron como tales bajo los hechos y comunicación generada por el Kirchnerismo.No vale criticar lo "perdido" y no considerar lo "ganado" por esos mismos hechos y comunicaciones.
En segundo lugar," la comunicación" en sí misma es un tema. Para un ciudadano atento y crítico que se muestra tan susceptible ante la cadena nacional...cómo se explica que no demuestre igual grado de susceptibilidad cuando su candidato confiesa que para elegir al Jefe de Policía fue a preguntar a la Embajada de EEUU y a la de Israel (¿?),como se explica que no critique ni castigue a un poder Judicial que, cautelares mediante, convierte en inaplicables las leyes que el parlamento dictó? o que deje morir (prescribir) el derecho del Estado (todos los ciudadanos) de cobrar deudas millonarias de algunos ladrones (grandes empresarios) de vieja data?. Cómo se explica que no se indignen por la falta de vacantes en las escuelas públicas de la Ciudad o por el deterioro al que somete este gobierno PRO al Garrahan?. A mi modo de ver no se explica todo eso a través de la "comunicación", salvo que piense que el receptor de la misma es un perfecto imbécil, y a mi no termina de cerrarme ese argumento (y no porque no crea que hay muchos imbéciles dando vueltas).
Creo también que hay que esperar un poco para saber quien jugó de qué. Habrá que ver cómo se "recicla" cada uno. Y luego... sí,creo, que habrá que separar paja de trigo, porque no veo la ventaja de poner el cuerpo y el alma defendiendo hechos y proyectos al lado del que está dispuesto a venderte a la primera oferta.

Mariano T. dijo...

El pueblo tiene el derecho y la soberanía de indignarse por lo que se le canta. Como político, podés tener tu sistema de ideas, y de cosas para indignarte, y a raíz de eso sos mayoría o minoría, eso también lo decide el pueblo.

Si. Soy yo dijo...

Lo de los fiscales era obvio. Intendentes hundidos y sin territorio gracias a Anibal (¿Cristina?)...¿a quien iban a mandar?

MauMau dijo...

"Queda el desafío de defender lo logrado en estos 12 años, de renovarse y volver a representar mayorías."
Muchachos, con todo respeto, están viviendo los últimos cinco segundos de consciencia posteriores al guillotinazo.

Julia dijo...

estimados anónimos, cómo es la cuenta de que un candidato que con militantes anónimos llega al 48.60 % y justamente, en la zona donde mas se produjo esa movilizacion, o sea la PBA, que se perdió en 1ª vuelta, revirtió y aumentó los resultados? no supo articular o convencer o persuadir a cordobeses , que no todos será radichas, digo yo, o a santafesinos y lo peor, no me explico qué pasó en Entre Rios, con una mejor eleccion en esos tres distritos hoy no estaríamos hablando de esto, pero, como dice el papa francisco o no se quien obras son amores y no buenas razones
cfk hacía lo que sabe, pero en no se qué momento alguienes le dijeron al candidato que parecia subordinado a ella y empezó a salir solo queriendo discursear lo que no es su mayor virtud, incluso las últimas apariciones no fueron cadena,pero TN las transmitió como si lo fueran
y ya se sabe , si no te dejan ver la telenovela votalo a macri que te la deja toda para vos
pero además, scioli en 1ª vuelta cerró campaña con tinelli y ahora ... con el angel de la medianoche! por Dios!
y la culpa la tiene CFK!

mirta gaggini dijo...

Mariano T. te felicito por tu tractorcito ¿nuevo? y encima estas de festejo... no pierdas las formas (eso de "...que se le cante..." baja el nivel del ¿intercambio de ideas?). Recién empieza esta nueva etapa...serenate porque en caso contrario llegaras a la línea de largada exhausto.
Un saludo y ¡nunca menos!

Martín Lat. dijo...

Lo único que tengo ganas de decir es... cuanta gente al pedo que hay, por favor. Algunos dicen cada cosa que... mamita...
Creo que lo mejor que podemos hacer los peronistas y/o kirchneristas y/o todos aquellos que se propongan formar parte de la oposición al macrismo desde el 10 de diciembre es dejarnos de joder con las elucubraciones, las carteras de Cristina y los besos de Awada, que para eso ya están los medios de comunicación (y unos cuantos republicanitos), y empecemos a construir de verdad. Indudablemente hay bases para eso, de hecho es un momento histórico para cumplir el sueño de Kirchner de un bipartidismo en el que el PJ sea (nuevamente) el partido progresista de la Argentina. Pero, además de arremangarse, primero hay que dejar de lado los análisis superficiales y, sobre todo, dejar de usar tanto la imaginación...
Salutes.

Anónimo dijo...

Hablando de autocriticas... alguna referencia al papelon de ayer?
Cuanta pobreza humana

Si. Soy yo dijo...

Martin Lat.

A veces dejar de usar la imaginación, es como cerrar los ojos y taparse los oidos...

La politica es una voragine. Falta poco (como siempre) para las próximas legislativas. Si no empiezan a desautorizar a los desaforados ¿como creen que le va a ir a vuestro proyecto político? ¿no aprenden nada? ¿van a seguir avalando a los que llaman a "no ir a Cordoba", o "marchar el dia de la asuncion de Macri", o "estamos preparando unos saqueitos"?

Y no digo que esto sea cuantitativamente importante. En lo personal estoy seguro de la buena leche de la mayoría de los actores kirchneristas. Pero justamente por eso, es necesario que los cuadros empiecen a parar en seco a estos lenguaraces que los hunden definitivamente...

Martín Lat. dijo...

"Si, soy yo": Uno no puede hacerse cargo de las boludeces que hacen otros. El tema es que las boludeces de unos son tapas de diario y las otras se ocultan, según conveniencia.
Mauricio Macri, el actual presidente electo, dijo un día, respecto al tema de los cuidacoches, "¿Qué quiere?, ¿que los matemos directamente?". No estoy hablando de un grupo de pibes boludos, estoy hablando del presidente electo.
Me parece mas grave que decir que no hay que ir a Córdoba, que es una pelotudez astronómica, pero bueno... esto es como lo de los procesos, Cristina no tiene ninguno pero es una chorra hija de puta, Macri tiene dos y es el presidente que viene a acabar con la corrupción. Y uno de esos procesos fué antes del kirchnerismo.

En fin, "la realidad se puede tapar, o hacer tapa". Gran frase.

Respecto a lo de usar la imaginación, creo que queda claro lo que dije: si vamos a imaginar cosas en lugar de agarrar los datos duros para elegir a nuestros representantes, estamos hasta las bolas. Obviamente que hay mucho que no sabemos (ni vamos a saber), pero inventar lo que no se sabe es peor que ignorarlo.

Salutes.

Anónimo dijo...

¿odio al FPV dijo al final de la nota? ¿para qué sería eso? Kaput, my friend, no somos nada. Te extinguirás en minutos.

Anónimo dijo...

¿que pasa ingeniero? ¿esperando que escampe? ¿viendo donde aquerenciarse?

Néstor Sbariggi dijo...

Anónimo: Ando bastante ocupado estos días. Ya volveremos.

Saludos