martes, 10 de marzo de 2015

La previa viene muy dura





Este sábado en Gualeguaychú tendrá lugar el evento más esperado por la oposición  pues allí en la Convención Nacional de la UCR se decidirá el destino del partido centenario, decisión que será fundamental en el armado de los dos frentes opositores que  disputarán el poder con el peronismo en las próximas elecciones que cuentan con lograr que la UCR, o buena parte de ella,  sea la columna vertebral de su armado nacional.

De las tres posturas iniciales solo quedan dos terminando sepultada la variante que sostenía la independencia de los partidos de derecha yendo a las elecciones con el frente UNEN posición que a esta altura significaría ir solos dada la desaparición del rejunte republicano. Solo queda la encabezada por Ernesto Sanz que impulsa un frente junto al PRO y Elisa Carrió y la de Gerardo Morales que defiende incluir en ese frente al FR de Sergio Massa. A esta última se sumó el precandidato radical que venía bregando por la independencia, Julio Cobos y aunque no lo expresó publicamante Ricardo Alfonsín que si dijo que acatará lo que la Convención Nacional decida acerca de la estrategia del partido evitando una eventual fractura.  Cobos y Alfonsín reclaman que en la CN se fije primero el nombre del candidato radical a diferencia de Sanz que quiere definir en ´primer lugar la política de alianzas y que esta habilite al partido a formar un frente con Mauricio Macri excluyendo de él al FR de Sergio Massa como lo exige el porteño.

El poroteo previo no da hasta ahora cual de las dos posiciones sería la ganadora y las negociaciones entre los sectores arden llegandose al absurdo que ilustra este post con la captura de esta nota de LPO que cuenta que como zanahoria para que el sector de Morales deponga su posición Sanz les ofrece tres ministerios en un eventual gabinete presidencial de Mauricio Macri, además de contratos en la CABA y quien sabe cuantas cosas más. Sanz sería el caso único de un candidato con una intención de voto del 0,45% que se ponga a armar el próximo gobierno.

Sanz tiene una buena razón para jugarse el resto en esta parada.  En la negociación, su pedido al macrismo es el siguiente: 30 diputados nacionales a salir en todo el país  y en lo que se refiere a la PBA mayoría en las listas seccionales de candidatos a la Legislatura Bonaerense y 37 candidaturas a intendente, 20 más de los 17 que la UCR hoy tiene.  Macri no acepta el número de diputados pues pretende darles menos pero en cuanto al capítulo bonaerense dice que se puede charlar siempre y cuando el mendocino logre un apoyo formal del partido al frente Juntos de la UCR, el PRO y la CC.

Morales en cambio pelea por incluir en este frente a Sergio Massa en virtud a los acuerdos que él en Jujuy, Naidenoff en Formosa, Nito Artaza en Corrientes y Cano en Tucumán tienen con el tigrense en la busqueda de lograr las gobernaciones en sus provincias que salvo Corrientes son tradicionales votantes del peronismo y en virtud de atraer esos votos no los convence una alianza en un frente que sin algo de peronismo daría demasiado gorila.

Estas son las dos grandes lineas que darán la pelea de fondo en la CN UCR,  aunque como en toda convención habrá también un buen número de "no alineados" ("librepensadores" como los llaman), representantes de Leopoldo Moreau que se juegan por un acuerdo con el oficialismo y todo el color radical que acompaña este tipo de eventos.

Resultado abierto por ahora y la incognita de si se llega a fomar el quorum necesario para arrancarla si se mantienen las posiciones tan duras hasta el sábado.



10 comentarios:

Mariano Agrello dijo...

Nestor,

Los radicales no barajan la posibilidad de que en el PRO le digan todo que sí antes de que sellen el acuerdo y una vez que esten lanzados le empiecen a regatear lo ofrecido?. ME parece que estan muy confiados de un Mauricio al gobierno, Sanz al poder, o al menos parece que es lo que quiere vender el candidato del 0.45%

Néstor Sbariggi dijo...

Mariano: Todavía no les dijeron que si a nada concreto. Macri le exige a Sanz algo lógico que antes de cerrar nada le traiga el partido alineado, algo que hoy, hasta ahora Sanz no le puede garantizar.

La zanahoria para el resto de la UCR es el cogobierno, algo que a su vez tampoco Sanz le puede asegurar a los correligionarios, Macri por su lado levanta la linea de privilegiar lo propio y en función de eso repartirá los cargos además de reservarse la lapicera para él. Y sabe que los radicales están tegalados y poco y nada les debe en su ascenso en las encuestas.

Saludos

Anónimo dijo...

No les da un poco de envidia ver democracia en un partido político?. Aunque sea esta versión devaluada de radicalismo

Anónimo dijo...

Demo ¿¿¿Qué?????

Fernando dijo...

Anónimo, democracia es que decida el pueblo, en este caso que decidan los afiliados radicales. Esto son acuerdos de cúpulas que dejan a los afiliados de lado. En todo caso, oligarquía partidaria.

German Masat dijo...

A que la UCR en su conjunto se alía al PRO, nunca pude entender ese sesgo centroizquerdista que se le dió a la UCR cuando sus votantes naturales son de derecha

Anónimo dijo...

Bueno: el Pj podría emplear un poco de democracia de afiliados. De vez en cuando, para acordarse que los tienen. O son todos empleados estatales?

Andrés dijo...

Buenas inge,

Qué pasaría si el sábado no se decide nada? Quién pierde y quién gana?

Si no hay definiciones, Sanz quedará muy mal parado y Cleto podrá hacer una remake de Moreau en 2003.

Esa indefinición también favorecería a Morales, poruqe si la UCR no define una linea precisa tiene via libre para acercarse al massismo.

Todo esto asumiendo que la indefinición no provoque una ruptura.

Saludos,

Andrés

Anónimo dijo...

Me parece que los restos, en descomposicion, de la UCR terminaran en que no se rompa y que no se doble...Entonces? Gana el Pro.

Fraternalemtne
Rojo y Negro

Guillermo Vacca dijo...

Inge, estoy de acuerdo con lo que decís que Sanz no le asegura el partido alineado detrás de Macri, aparte el líder del PRO es muy personalista y no va a querer que la UCR le cope casi toda su estructura propia (sabiendo que el centenario partido no llega ni al 10% o un poquito mas para presidente) que viene armando desde hace mas de 10 años. Para mi va a primar un candidato propio para presidente (Cobos) y puede ser que Sanz rompa, acompañe a la chaqueña u otros pocos dirigentes radicales díscolos y se vaya como candidato a vice de Macri.