viernes, 24 de julio de 2015

Un clásico siempre vigente


Un clásico de todas las elecciones vuelve también en esta. Hoy, el principal título de La Nación es este:


El frente Cambiemos, que integran Mauricio Macri, Ernesto Sanz y Elisa Carrió, pidió ayer a la Justicia que autorice a esa alianza a mudar fiscales desde la Capital y las provincias al siempre caliente y complicado conurbano.

Los dirigentes de la Alianza ( la Alianza????) están preocupados por el robo de boletas, como esta mañana lo reconoció el propio Macri, cuando dijo que "habrá gente organizada que usará tácticas fraudulentas para obtener ventaja".

No podía faltar acompañando el pedido un comentario como el del jefe de un partido con escaso y en algunos casos nulo desarrollo territorial en la PBA. Pero al margen de esto ambas cosas obviamente revelan la falta de militancia comprometida en la vigilancia de los comicios en la provincia y en especial en el populoso Conurbano. La idea es trasladar militantes desde la Capital hacia el Conurbano pero se les hace imprescindible la autorización de la Justicia ya que la legislación electoral prohibe la fiscalización con gente de otro distrito electoral.

Pero, leyendo LPO nos enteramos que al problema que mencionamos más arriba se le suma  esta realidad política::


“No va a laburar nadie. Sólo tenemos un candidato a concejal en San Miguel a salir y en el resto vamos a ser testigos de lo que pase. Si nos hubieran abierto alguna lista al menos los ayudábamos con la logística”, confesó a LPO una de las autoridades del partido en la provincia. 

La fiscalización del conurbano, con casi 8 millones de votos, quedó a cargo del PRO y tiene dos vertientes: los punteros que pudo reclutar Emilio Monzó y los voluntarios, reclutados vía Facebook. 

En el interior de la PBA, los amarillos que manejaron el cierre de las listas fueron más generosos con los boinas blancas y allí si el centenario partido va a trabajar en los comicios cuidando sus porotos.

Respecto del tema "voluntarios de Facebook" una fuente del PRO nos decía que en general es gente que no tiene experiencia en fiscalizar y que en realidad la mayoría se acerca esperando además del viático otra cosa: "Nueve de cada diez que vienen nos pide laburo para él o un pariente y no es raro que te planteen cosas como "puedo ir de 9 a 11?"  No sería raro tampoco de que nos infiltren la fiscalización por parte del oficialismo anotando su gente por Facebook". No parece entonces que le vayan a poner mucha garra al asunto ni tampoco que confíen mucho en ellos.

En el FpV ya nos hemos ocupado en otras entradas acerca de la denuncia de Anibal Fernandez respecto de una eventual maniobra de sus competidores en la interna para que falten sus boletas en los comicios, denuncia que, más allá de las posteriores aclaraciones de Anibal, al provenir del oficialismo le da pie a la oposición para que vuelva como siempre con este tema. 

Tampoco, aunque no se lo van a decir a los medios, la desconfianza de los opositores alcanza solo al oficialismo. El frente Cambiemos también celebra su interna el 9 de agosto y entre los socios también se desconfían  como Elisa Carrió que le fueron con el chisme de que en el PRO estaban bajando la orden de hacer desaparecer sus boletas de los cuartos oscuros. Esto puede ser verdad o no pero por las dudas Lilita  amenazó a Mauricio Macri con denunciarlo públicamente el día de los comicios si esto ocurre.

Hemos sido históricamente defensores de la boleta de papel, esa que despectivamente llaman sábana que permite tener registro de los votos además de ser un potente elemento de campaña que moviliza la militancia que la reparte, pero no podemos dejar de preguntarnos si no es hora de pensar en otro sistema que simpifique la logistica necesaria para enfrentar las elecciones. Voto electrónico por ejemplo con el que ya ha habido experiencias exitosas como en la Capital o en Salta.  El sistema no deja de tener sus inconvenientes y muchos dudan de su transparencia pero es algo que nos parece se debería discutir, claro no cuando tenemos los comicios a la vuelta de la esquina o en un año electoral.

Mientras tanto seguiremos leyendo titulares como esos.



17 comentarios:

Anónimo dijo...

Si no pueden controlar una eleccion pretenden gobernar un pais? Flojito todo no?

A no creersela que todavia nos falta mucho y lo mas peligroso son lo errores propios. En el FPV tenemos que seguir paso a paso y tensar al maximo la politica, el territorio, la comunicacion, la militancia, la gestion y lo que vendra.

No olvidemos que si la oposicion es labil, el poder que retienen sus mandantes es consistente.

Fraternalmente
Rojo y Negro

German Masat dijo...

Acá lo tenes al carriotizado Solá pidiendo pañuelos, creo que merece un post las declaraciones de este infeliz http://infocielo.com/nota/63384/sola_hablo_de_robo_de_boletas_y_recordo_que_el_pj_le_arrebato_la_eleccion_a_pinky/

Asterisco dijo...

Boleta única resuelve el único problema que tiene una boleta en papel, que es que la hagan desaparecer.

Chelo Saavedra dijo...

Desde el retorno de la democracia, el peronismo bonaerense perdió 4 elecciones en la PBA: 83,97, y en la era K, 2009 y 2013.
No es un problema de fiscales el de la oposición, es un problema de votos

Anónimo dijo...

La boleta única suena genial pero es fácilmente impugnable por un fiscal inescrupuloso, que con sólo hacerle una marca con birome ya la desestima.

Fernando dijo...

Boletas, blue, aerolíneas. Si gritarán "ya perdimos" sería menos obvio.

El Canilla dijo...

Es un problema de militancia y votos y no de fiscalización. La electrónica ? El riesgo técnico simple es que si hay corte de luz te quedas sin votación, el complejo es la manipulación via soft. La boleta papel es compleja y engorrosa pero garantiza que cualquier ciudadano puede ser llamado a fiscalizar. Alcanza con saber leer y sumar y eso amplía la base de ciudadanía. Por algo los alemanes volvieron al voto papel hace 15 años.

donchango dijo...

Quieren gobernar un país enorme de 40 millones de habitantes y no pueden juntar 10 mil tipos para fiscalizar. Son unos atorrantes.

Anónimo dijo...

Obvio, no pueden juntar miles de fiscales...no son oficialismo.
El oficialismo OBLIGA a sus empleados a fiscalizar, así cualquiera, jajajaj. En mi ciudad, todos los municipales DEBEN fiscalizar, y son miles........

Muy romántico lo de la militancia, pero esa es la verdad, he sido fiscal muchos años y he visto de todo. Pero lo que más me apenó fue en el 2005, la gente de Chiche Duhalde, (todas mujeres) me hicieron sentir muy afortunada, yo estaba ahí por elección...ellas, en su gran mayoría, NO.

Mari

Anónimo dijo...

Donde decís "voto electrónico" deberías decir "Boleta Única Electrónica" (BUE). En ese caso la boleta queda impresa con las opciones elegidas por el elector. En el escrutinio de la Mesa se les canta y muestra a los fiscales, y luego la boleta vuelve a la urna como se hace tradicionalmente con las de papel. En definitiva, para un escrutinio definitivo, voto a voto, el registro palpable permanece.
En el caso de voto electrónico no quedarían rastros, salvo a través del software utilizado.
PD: En las elecciones de CABA los fiscales del PRO fueron Empleados Municipales, en su mayoría (con viáticos). El resto fueron pagos ($350).
Javier

Anónimo dijo...

siempre fui fiscal por elección, nunca vi un mango ni lo pedí, no así los fiscales de De Narvaez, Massa, etc
fernandobbca

Anónimo dijo...

EN LA PBA,los fiscales oficialistas fueron comprados por el massismo para irse...

Anónimo dijo...

Si ellos se preocupan nosotros también deberíamos, yo voto en Lomas del Mirador y en la última elección había boletas de todos menos del FPV tuve que salir a decirlo.

Liliana

LO QUE RESTA DEL DIA dijo...

Disculpe ud don Inye, pero no se trata de simplificar la logística necesaria para enfrentar las elecciones. En todo caso, todo lo contrario, el proceso electoral que culmina el día en que se vota, puede y debe ser complejo y exigir de quienes participan de la "fiscalización" del mismo, de un compromiso alentado por la convicción de que se trata de controlar un proceso que implica mucho más que introducir un papel en una urna, apretar un botón o marcar una cruz en una boleta.
Existen razones técnicas y politicas para desestimar los permanentes pedidos de cambio en el sistema tradicional argentino. Sin pretensión de agotar esas razones, le propongo en lo técnico, que tome en cuenta lo acontecido en la provincia de Santa Fe, donde con el sistema de boleta Única, se garantiza supuestamente la "transparencia", evitando la supuesta falta de boletas en determinados lugares. Algo no demostrado, casi nunca, pero que si realmente sucediera, dificilmente alcanzara a más de un 2% de los votos posibles. Sin embargo con el sistema de la boleta "fotito", la cantidad de votos en blanco y anulados, duplica o triplica la media nacional, con el sistema de papeletas, y esto debido a confusión de un 4 a 8% de los electores. En criollo, para evitar desviaciones de un 1 a 2%, se le deniega en los hechos la "libertad" de votar por quien quisiera, cosa que no sucedería si pudiera llevar su boleta en el bolsillo. Y esto sin entrar a hablar del efecto negativo sobre las identidades partidarias y los candidatos que las expresan. En fin, da para largo, pero no creo sea importante ni oportuno ceder a las clásicas presiones de algunas tapas de diario, en esta y otras cuestiones. Abrazo.
Clemente GG

Max dijo...

Siempre me sorprendió la defensa "acerrima" del voto de papel de algunos. Incluida la de usted, Ingeniero. Es una truchada, te la roban, facilita la vida de los que van "en lista"(fomentando pactos espurios), es cara, manipulable de mil formas(como el voto en cadena) y lenta, tanto de contar como el en dia de sufragar.
Muchos hablan de los fiscales. Y ¿los presidentes de mesa? Ahora, no se presenta el titular o el suplente y el primer mono que se presenta a votar queda obligado a estar en el cargo, aun cuando no tenga la mas remota idea de como se hace. (ojo, que quizas no es un mono).
Por otro lado, en uno de los blogs amigos, de la barra lateral, vi una entrada sobre los telegramas con el conteo. Numeros que no cierran, cifras que faltan, votos en blanco no contados, cero votos a algunos partidos, mal recuento, son algunos de los problemas que recuerdo(ahora no encuentro la entrada ni el blog) y todo eso mirando solo una hoja. Lo de la transparencia no parece su mejor argumento.
El año que viene habra que tener una buena discusion sobre esto. Aqui en Salta, la BUE con sus idas y venidas, criticas, chantajes y manipulaciones, la gente se acostumbro. En mi caso (y a pesar de lo que diga Larreta) no me tomo mas de 15 min. votar(busqueda de mesa, fila y vuelta a casa), y revisar no te toma mas de 15 seg. Ahora, el recuento definitivo deberia ser mas largo. Pero claro, en las nacionales tengo que comerme un sapo a papel.
En el caso de boleta unica de papel, el recuento se hace eterno y aparecen las sorpresas. Pero tambien es debatible.
Pero la boleta sabana ya deberia pasar a la historia.

Bonifacio dijo...

La boleta única de papel es la solución preferible. Obviamente que se puede anular haciendo una marca, como dijeron arriba, pero también se pueden hacer muchas otras "travesuras" similares con el sistema actual. El voto electrónico es poco confiable, y el sistema vigente es ya obsoleto y engorroso.

Anónimo dijo...

Sabe inge,coincido una vez con algunos cuestionadores,creo que Aníbal gana la interna,pero..pero,los barones le pueden mover el piso en octubre.Massa decidió cuidar la boleta de Aníbal para que nadie le robe un voto,cree ,el ex UCEDÉ, que con Solá puede pelearle la provincia ante la "deserción" de los barones,tan poco afectos a las lealtades ,como en 2013.No me imagino al intendente de La Matanza apoyando a Sabatella.